Relación con hijos adolescentes

Colegio San pedro

Colegio San Pedro

¿Por qué cuesta tanto trabajo a las nuevas generaciones de jóvenes obedecer a sus Padres, y a los Padres que sus hijos los obedezcan?

Uno de los grandes problemas en nuestra sociedad actual es que a los y a las jóvenes los estamos educando sin disciplina. Cuando no hay disciplina, no se pueden marcar límites en los hijos; y por consiguiente el proceso formativo no existe.

¿Cómo marcar límites a los hijos?

Para educar de una manera eficaz a nuestros hijos, debemos marcar reglas claras en casa, pero con el objetivo de cumplirlas. Algo muy importante es hacerlo de manera coherente y con firmeza. Cuando hablo de firmeza, me refiero a sostener nuestras determinaciones, sin negociar; pero con un trato de respeto hacia los hijos.

Marcar límites a los hijos  puede resultar complejo, sobre todo cuando los padres han  perdido el control de la disciplina de los hijos y desean retomarla; así como por el trabajo tan arduo y lleno de amor que se requiere  hacia los hijos.

Cuando se carece de habilidad para marcar los límites, se puede deteriorar la relación hasta el extremo de que se presente la falta de respeto. Esto se puede suscitar cuando los Padres se muestran demasiado autoritarios, sin escuchar las inquietudes de los hijos.

A continuación les comparto algunos consejos para marcar límites a los hijos:

  1. Marcar límites con frases cortas y precisas. “Siéntate en el sillón y guarda silencio”; “Cuando hayas terminado la tarea enciendes el televisor”…
  2. Necesitamos aplicar los límites con firmeza. Esto puede aplicar en situaciones importantes y cuando existe una resistencia a la obediencia por parte de los hijos. “¡Deja de aventar los juguetes!”, o “Sube a tu habitación”, son un ejemplo. Los límites se marcan con un tono de voz firme, seguro y sin gritos.
  3. Da las órdenes con frases positivas. Los niños tienden a obedecer con mayor facilidad cuando se les dice lo que deben hacer, no lo que “no” deben hacer. Ejemplo de ello son: “lávate las manos antes de comer”, “recoge los juguetes antes de subir a tu cuarto”.
  4. Explica el por qué de las reglas.  Cuando un niño conoce el espíritu de las reglas, es más fácil que las cumpla. Cuando a un niño se le marca un límite, se sugiere que se le explique por qué tiene que obedecer.
  5. Firmeza en el cumplimiento de las reglas. Una regla claramente establecida es esencial para el cumplimiento de los límites impuestos. Las reglas deben cumplirse por igual todos los días de la semana. “Debes hacer la tarea todos los días de 4 a 6 de la tarde”, “La hora de ir a dormir es a las 9 de la noche todos los días”…

“Disciplina es hacer aquello que debes aunque no quieras. Es esforzarte al máximo hasta sentirte satisfecho de lo conseguido”.

EL PRINCIPIO VITAL DE LA DISCIPLINA ES LA OBEDIENCIA.

“UN NIÑO CON LÍMITES ES UN NIÑO ESTABLE Y FELIZ”

Espero sus comentarios y sugerencias en la cuenta de correo: arosas@colegiosanpedro.mx   o si desean contactarme en Facebook o en twitter.

Dios los Bendiga.

Prof. Andrés Rosas Nieto

Director General del Colegio San Pedro

 

Suscríbete al blog para recibir las actualizaciones gratuitas.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s